Saltar al contenido
Aves Exóticas

Quetzal Pavonino

Algunas especies no son tan investigadas como otras, lo cuál es una pena, porque hay muchas que son una auténtica belleza, tal y como sucede con el quetzal pavovino, una de las aves más espectaculares que existen.

¿En dónde vive esta especie?

Se le conoce con el nombre científico de pharomachrus pavoninus, y pertenece a la familia de los trogonidae. Si hay algo que le caracteriza, es porque por su aspecto físico no se parece al resto de quetzal.

Es endémico de la cuenca del Amazonas, de la región norte de Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y el norte de Bolivia. Se le puede encontrar también en la zona amazónica cerca de Venezuela.

¿Y cómo es su aspecto físico?

Se trata de un ave de tamaño medio, que puede llegar a medir los 33 cm y pesar los 600 gramos. Si por algo se caracteriza, es porque no es tan parecido al resto de quetzal. La mayoría de plumas de su cuerpo son de un color verde oscuro que comienzan en su cabeza y van bajando hasta el dorso.

En la parte inferior del cuerpo, las plumas adquieren una tonalidad rojo-anaranjado, mientras que en la parte posterior estas van cogiendo una tonalidad verde oliva clara, con un poco de color rojo. En las puntas de las alas las plumas son más oscuras, así negras, mientras que en su cola estas se van volviendo un poco rojizas según se va acercando a la punta.

Una de sus mayores peculiaridades es que al final de su cola cuenta con dos plumas grandes que miden casi la mitad de su longitud, de un color verde oliva más oscuro. Su pico es de un color grisáceo, mientras que el iris de su ojo es de un color amarillento. Sus patas son fuertes y firmes, con las que puede agarrarse a cualquier superficie.

¿Y qué se sabe sobre su comportamiento?

Es un ave que está acostumbrado a vivir en zonas húmedas y subtropicales, en tierras bajas. Se sitúa especialmente cerca de los ríos, ocultándose en los árboles, con el fin de poder esconderse de posibles depredadores y que así también le sea fácil conseguir agua y alimentos.

Dado que no presenta dimorfismo sexual, la única forma de determinar el sexo de esta especie es mediante una prueba de ADN. Es una especie muy vigilada, ya que está un poco más mermada que el resto de quetzal por la mano del hombre al expandir sus territorios para la construcción de nuevas viviendas.

Su alimentación está compuesta básicamente por bayas y frutas, pero también puede comer algunos insectos, especialmente cuando está en la época de apareamiento. En algunas ocasiones se le puede ver comer algunos pequeños lagartos.

La reproducción se suele dar entre los meses de primavera-verano, y ambos progenitores se ocupan de la incubación de los huevos hasta que los polluelos nacen a los 18 días. Estos tardan alrededor de un mes en abandonar el nido para comenzar su vida de manera independiente, los primeros días bajo la vigilancia de los padres.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *