Saltar al contenido
Aves Exóticas

Canario

Son muchas las especies de aves domésticas, pero la que más puede competir con el periquito es sin lugar a dudas el canario, uno de los mejores compañeros para tener en casa gracias a sus alegres cantos y su vitalidad.

Tipos de canarios

¿Qué se sabe del canario?

El canario, también conocido como Serinus canaria, es una especie que pertenece a la familia de los Fringillidae. Aunque su nombre hace pensar que es autóctono exclusivamente de las Islas Canarias, lo cierto es que también se pueden encontrar en las Azores y Madeira. El pariente más cercano de esta ave es el verdecillo europeo.

La ley del gobierno canario considera a esta ave el símbolo natural de su archipiélago junto con la palmera canaria, además de ser una especie protegida por sus tierras solo pudiendo ser vendido por personas que tengan los oportunos permisos para ello.

¿Cómo es el canario?

Su trino es singular y si hay que decir que se parece a algún otra ave, se podría decir que es semblante al gorjeo del jilguero, pero muy diferente al mismo tiempo. Sus colores suelen ser pardos en la parte superior y amarillo verdoso en la zona de la cara y las partes inferiores. Tiene mayor contraste que otros pájaros de la misma familia, como el verdecillo. Puede medir 13 centímetros y pesar unos 50 gramos.

Aunque por norma general son aves de tonos apagados, a partir del siglo XVII comenzó a cruzarse con otras variantes lo que ha dado como origen a colores vivos como el blanco, el naranja, el cobre o el amarillo, los tonos más comunes en los canarios destinados a la venta. El canario rojo fue el primer canario en ser creado por una selección genética.

¿Y cuánto vive un canario?

Por supuesto, tener un canario implica tener un compañero durante mucho tiempo. Lo normal es que un canario viva alrededor de 10 años, aunque hay algunos que han llegado a vivir 10 años en cautividad.

La caza de estas aves en algunas islas para su estudio, ha hecho que algunas no lleguen a superar los 7 años de vida. Además, el desconocimiento común de muchos cuidadores provoca que estos animales, en la mayoría de los casos no superen los 5 años de vida.

¿Cómo se diferencia a un macho de una hembra?

Mientras que con otras aves resulta casi imposible distinguir al macho de la hembra, en el caso de los canarios si que hay algunas pistas que pueden ayudar a detectar el sexo del ave que se tiene en casa.

Un ejemplo es que los machos son esbeltos, atléticos y suelen tener una postura más erguida. Las hembras, por su parte, son más pequeñas y su cabeza tiene una forma más redondeada. Además, durante la época de celo se puede comprobar fácilmente. En la cloaca, las hembras tienen el abdomen más liso, mientras que los machos tienen una protuberancia, que se conoce como botón, justo en la salida de la cloaca.

En la época de cría es otro buen momento para conocer el sexo del ave que se tiene en casa. Los machos entonan cantos más fuertes para poder atraer a las hembras, intentarán darle de comer del pico y cortejarla. En el caso de las hembras, intentarán preparar el nido, buscando materiales que pueda tener en la jaula para construirlo.

Cuando son crías, algunos criadores han desarrollado algunos métodos para poder diferenciar el sexo de los pichones. Por ejemplo, algunos dicen que si se golpea el nido, los machos bajan la cabeza y levantan la cola, mientras que las hembras no se inmutan. Otro método es colocar a los pichones sobre una toalla. Los machos salen a explorar, mientras que las hembras se quedan en la toalla.

Voy a ir a la tienda a por una jaula, ¿qué tengo que buscar?

Al contrario que otras aves, los canarios pasan la mayor parte de su vida encerrados en la jaula, por lo que hay que conseguir una que se adapte a sus necesidades y pueda estar feliz el tiempo que pase ahí dentro.

El tamaño es muy importante, ya que a los canarios les gusta mucho volar de un lado a otro. Así pues, una jaula para un canario debe ser de 100 cm de ancho, 60 centímetros de alto y 80 centímetros de profundidad. Un tamaño perfecto también si va a tener a dos aves. El ancho máximo de las barras no deben ser superiores a los 12 mm y la separación entre barra y barra no debe superar 1 centímetro. Además, debe tener algunas barras horizontales, ya que a esta ave le gusta mucho posarse en las paredes para poder cotillear su entorno.

En lo que se refiere a la forma de la jaula, muchos suelen cometer un grave error de comprar una jaula que tiene forma de casera o que es ovalada (o cilíndrica). Craso error, puesto que esto no hace más que estresar al ave y producirle daños psicológicos. Hay que optar siempre por una jaula que tenga forma cuadrada u rectangular, porque así el ave puede hacer vuelos horizontales en su interior. Elegir el mejor material también es importante. Muchos apuestan por una jaula de madera o de plástico, aunque lo mejor es una jaula de metal, de acero inoxidable si puede ser, porque son mucho más duraderas. Nunca optar por jaulas de plástico, pues son difíciles de limpiar. De vivir en una zona con aves silvestres, y que tengan picos largos, es recomendable revestir la jaula con una malla pajarera para mantener a salvo al canario dentro de su jaula, pues estas aves intentarán atacarlo para comérselo.

Llegamos al momento de decidir que va a tener el canario dentro de su jaula. Para empezar las perchas son la parte fundamental de la decoración de la misma, evitando a toda costa las que tengan papel de lija o de plástico, pues dañan las patas del canario. Optar siempre por perchas de madera natural o ponerle unas ramas dentro de la jaula, porque son mucho más sanas para ellos. En cuánto a los juguetes, siempre se puede apostar por alguna cuerda, escalerilla o algo que puedan morder.

Los canarios no son tan escapistas como otras aves, pero es posible que te den un buen susto si te distraes, de modo que evita que el bebedero y el comedero se coloquen en la jaula por una rendija o puerta. Mejor que sean de los que se sujetan por el lado de fuera, con esto evitarás que intente escaparse y pueda hacerse daño en el proceso.

En la base de la jaula hay que colocar arena para aves, que ayuda a mantener la jaula limpia y es mucho más higiénico que usar solo papel. Aunque, si se pone una base de papel de periódico y luego la arena, esto facilitará las tareas de limpieza.

Tengo la jaula, pero, ¿dónde lo coloco?

Una de las principales causas de mortalidad de los canarios es el cometer un grave error a la hora de ubicar la jaula. Se deben evitar a toda costa situar a esta ave en balcones o galerías de la cocina, ya que no son zonas muy sanas para ellos. En los balcones los ruidos los estresan y están desprotegidos ante los cambios bruscos de temperatura. Por otra parte, en la cocina están expuestos a la contaminación cuando estás cocinando algún plato, lo que es muy peligroso.

Así, hay que elegir la habitación que esté bien ventilada y que le dé el sol, pero solo durante un par de horas a lo largo del día, como el salón o un dormitorio. La altura siempre tiene que ser la misma altura que la de tus ojos (sobre todo si quieres establecer un vínculo con el ave) y que dos paredes de la jaula estén pegadas a las de la casa (esto evita que el ave se asuste al verte llegar). Evita a toda costa una zona con corrientes de aire, como cerca de una ventana, y que tenga demasiada luz. A los canarios les gusta la luz natural, pero no que les esté dando durante todo el día.

De tener una casa que sea demasiado “luminosa” hay que ubicar la jaula de tal forma que una parte de esta esté a la sombra, de este modo, cuando el canario se canse podrá resguardarse en esa parte de la jaula.

Voy al limpiar su jaula, ¿qué hago?

Para que esta ave tenga una vida larga y próspera, las tareas de higiene son muy importantes. Lo primero sus baños. Que el ave esté encerrada no quiere decir que no tenga que limpiarse. Debes meterle una taza o un cuenco con agua para que pueda bañarse, especialmente en verano, y así estar reluciente.

En lo referente a la jaula, la base de la misma hay que cambiarla unas dos o tres veces a la semana, mientras que el interior de la misma es recomendable limpiarla por lo menos 2 veces al mes para que el canario esté sano. Comienza retirando la bandeja y limpiándola bien, y luego mete al canario en un transportín mientras te dedicas a las tareas de limpieza.

Lo mejor para retirar la suciedad, y de paso acabar con los gérmenes, es utilizar lejía diluida en agua y limpiar barrotes y perchas con un trapo mojado en esta mezcla. Insiste mucho para poder eliminar todas las bacterias, especialmente en las perchas, ya que es posible que tengan restos de sus heces. Una vez limpias, moja con agua y luego seca con un paño seco o déjala secar al sol. Luego la vuelves a ubicar, guarda al canario de nuevo dentro y hasta la próxima limpieza.

¿Qué se le da de comer a los canarios?

En muchos supermercados encontrarás alpiste para tus canarios, siendo este su alimento fundamental gracias a los hidratos de carbono que contiene. Es de lo más sano que hay para estos animales, no obstante, es recomendable que se mezcle con otras semillas como el negrillo, el cáñamo, la nabina rojiza o la colza para que reciba nutrientes. La mezcla ideal se compone de un 50% de alpiste, 20% de negrillo, un 10% de nabina rojiza, un 10% de cañamón, un 6% de cardillo, un 2% de avena mondada y un 2% de lino.

Pero, ¿sólo con esto basta para alimentar al canario? Es cierto que sí, pero también es bueno darle de comer algunas frutas y verduras, que le aportan vitaminas y minerales. Entre las que puede comer se encuentran la zanahoria, la espinaca, la col y la lechuga siempre y cuando estén bien lavadas y troceadas. De fruta, lo mejor es la manzana, la naranja y el plátano. Todas bien troceadas para que al ave no le cueste mucho digerirlas.

El agua del bebedoro hay que cambiarla todos los días y es recomendable que de vez en cuando se le añada algún complejo vitamínico, especialmente de vitamina C y D, para que se cuide de la salud de sus huesos.

Si mi canario enferma, ¿cuáles puede tener?

Que estén protegidos por unos barrotes no quiere decir que el ave vaya a estar sano toda su vida. Todo lo contrario, hay muchas enfermedades que pueden padecer. Las más comunes son:

  • Resfriado: De ubicar mal la jaula del canario y que esté se vea golpeado constantemente por corrientes de aire, acabará pillando un resfriado, sintiéndose cansado, durmiendo más de lo normal y respirando de manera lenta. Con vitamina C se puede recuperar.
  • Catarro: En el caso de no tratar el resfriado cuando se detecte, este puede llevar a un catarro, en el que el ave perderá el apetito pero beberá mucha agua, tendrá el buche blando y la piel violeta y comenzará a padecer diarrea. Hay que llevarlo al veterinario para el tratamiento.
  • Paratifosis: Una enfermedad mortal producida por una mala higiene de la jaula. Entre los diferentes síntomas, el canario tendrá el plumaje erizado, le notarás triste y con falta de ganas por hacer cualquier actividad. Además, los ojos siempre los tendrá cerrados.
  • Estreñimiento: Una mala alimentación puede acabar produciendo que esta ave sufra de estreñimiento. Se puede curar fácilmente con un poco de lechuga en la dieta o haciendo una papilla con verduras blandas y un poco de pan.
  • Asma: Esto lo tiene que tratar un especialista, puesto que aunque no sea mortal, hay que saber que tratamiento darle según el nivel de asma que padezca.
  • Inflamación intestinal: Debido a que le siente algo mal o un problema genético, el canario puede sufrir de inflamación intestinal. Perderá el apetito y tendrá diarrea. Con un antibiótico se puede tratar la enfermedad.
  • Bronquitis: En invierno es normal que padezcan de bronquitis en el caso de que no se le haya ubicado la jaula en un lugar que sea cálido. Abrirá el pico para respirar y estará en movimiento todo el día, con los ojos cerrados, por lo que podría hacerse daño. Hay que cambiarlo a un lugar de la casa más cálido.
  • Lombrices: Por una mala alimentación es posible que el pájaro tenga lombrices. En las heces habrán puntitos blancos y el ave estará cansado y perderá el peso rápidamente. Tiene que tratarla un veterinario.
  • Ácaros: Los ácaros pueden atacar al ave en el caso de no haber una buena limpieza de la jaula. Perderá las plumas, se rascará con frecuencia o se hará daño él mismo para rascarse. La única solución es llevarlo al veterinario.
  • Cobalicilosis: Una enfermedad mortal que requiere que lo lleves rápidamente a un especialista. Además, es muy contagiosa y también puede pasarla a los humanos, así que hay que tener mucho cuidado. Entre los síntomas, se detecta que las heces tienen un color verde y blanco, además el ave pierde el apetito.
  • Afonía: Su trino será ronco, debido a que está en una zona mal ventilada, llena de humedad o que canta demasiado. Hay que darle unas botas de limón con mil para que se recupere.
  • Heridas: El ave puede hacerse heridas debido a que vuela muy deprisa dentro de la jaula o está nerviosa. En este caso hay que tratar las heridas con agua oxigenada rápidamente para que no se le infectes.
  • Acariasis en las patas: En las patas o los dedos tendrá costras, las cuáles van a necesitar de una pomada para que se pueda recuperar cuánto antes.

¿Se puede adiestrar a un canario?

Aunque el canario pasa la mayor parte de su vida dentro de una jaula, en realidad no tiene porque ser así. Es posible adiestrarlo, para cosas sencillas eso sí, para que se pose en el dedo o para que pueda volar libre por la casa y luego regrese a su jaula. ¿Es fácil? Para nada, puesto que hay que tener mucha paciencia. ¿Quieres conocer los pasos a seguir para entrenarlo?

  1. Primer paso: Acostumbrarlo a tu presencia es el primer paso. Por ello, cuando se ubica la jaula, esta tiene que estar en la sala de mayor actividad social de la casa. Así en todo momento saben lo que pasa a su alrededor y se pueden acostumbrar a los ruidos. Poco a poco vete acercándote a la jaula, comprobando cuál es la distancia máxima que te permite el ave. Y luego, dale alguna golosina para comprar “su cariño”. Con el tiempo se acercará a los barrotes de la jaula para comérsela.
  2. Segundo paso: ¿Has conseguido que se acostumbre a ti y te deje acercarte a la jaula sin que se asuste? Perfecto, entonces ha llegado el momento de meter la mano dentro de la jaula con comida que le guste, como galletas, piñones o trozos de manzana. Espera hasta que se pose en la mano para comer. Puede que no lo haga el primer día, así que no desistas.
  3. Tercer paso: El canario se habrá acostumbrado a tu presencia y ya se podrá en tu mano sin problemas al pasar un tiempo. En ese momento es cuando debes probar a que se pose en tu dedo. Pero, ¿qué hacer para ello? Cuándo esté la percha, golpéale suavemente con el dedo, para que pierda el equilibrio, así harás que se pose en él y podrás sacarlo.

Ahora, pongamos que quieres dejarlo salir de la jaula. Lo más posible es que la primera vez intente salir volando, así que antes de nada cierra la ventana y las puertas de la sala. Entonces sácalo y deja que vuelve si quiere. Con una chuchería podrás convencerle de volver a su jaula. Nunca lo obligues con un grito ni intentes cogerlo, porque todo el duro trabajo de confianza que has hecho se perderá.

Quiero que mis canarios críen, ¿qué tengo que hacer?

Conseguir que los canarios críen no es imposible ni tampoco difícil, pero ello no quita que no se vaya a tener que esperar a que los canarios quieran tener crías. Para empezar, la época de cría suele ser a finales de la primavera y comienzos del verano, cuando los días son más largos y hay más días de luz, momento en el que ya tienes que tener a tu pareja de canarios emparejada.

Debes saber que las hembras adquieren la madurez sexual a los 7 meses, mientras que los machos lo hacen a los 9, por lo que hay que esperarse un poco a que ambos hayan alcanzado la etapa madura de su vida. El proceso de cortejo puede durar muchos días, así que hay que tener bastante paciencia durante el proceso.

De haber tenido éxito, hay que comprar un nido en el que puedan poner los huevos. Muchos criadores apuestan por los nidos de madera, porque son espaciosos y muy seguros, mientras que otros optan por comprar los materiales para que sea la hembra la que los vaya construyendo con ellos.

Hay que estar muy atentos a la puesta de los huevos, ya que pondrá un huevo al día, o es posible que un día descanse y ponga uno a los dos días siguientes. Una vez puestos, hay que retirarlos, lo que ayuda a que la eclosión de los huevos sea el mismo día. Una vez que haya puesto todos los huevos, entre tres y cinco, hay que colocarlos todos de nuevo en el nido y así esta podrá incubarlos durante dos o tres semanas hasta que eclosionen. Mientras los huevos estén fuera del nido recordar que están en peligro, así que hay que cubrirlos con una manta eléctrica  u algo que le pueda dar calor.

Una vez nazcan los pichones, estos dependerán por completo de sus padres, así que hay que darles una alimentación exclusiva para estas crías para que los padres puedan suministrársela. Además, darles algún insecto o lombriz les puede venir bien para conseguir vitaminas. A los dos meses ya comenzarán a explorar la jaula y será el momento de cambiarlos a otro módulo o una jaula independiente para que puedan vivir su propia vida.