Saltar al contenido
Aves Exóticas

Palomas

A diario se pueden ver decenas de palomas por las calles. Algunos las temen, otros las adoran, y finalmente algunos deciden tener una paloma como mascota. Pero, ¿es tan sencillo como parece criar y cuidar de una paloma?

Tipos de palomas

¿Cómo son exactamente las palomas?

Las palomas llevan muchos años teniendo una estrecha relación con los seres humanos. Con sus 32 cm de largo, de pico a la cola, y un peso de 0.35 kg., este animal se ha usado como paloma mensajera, como símbolo de la paz y como un fiel compañero para los seres humanos.

Es un animal cuyo comportamiento suele ser tranquila. Lo más normal es que las que se vean por las ciudades es la paloma de roca, especie que se cree que su pureza está en peligro por los múltiples cruces que ha sufrido a lo largo de los años.

A pesar de ser un animal que no responde a las amenazas de los humanos, no puede decirse lo mismo de otros animales. Al haber comida por medio, son muy violentas entre sí o con otras aves de menor tamaño, como los pichones. Esto ha provocado un gran descenso en alguna especie de algunas aves, incluidas las propias palomas.

Muchos creen que también tienen un carácter muy “pesado”, pues cuando alguien las alimenta, les gusta mucho seguir a esa persona en busca de más comida o acudir a la zona donde la alimentaron en pos de conseguir más alimento. Por este motivo se prohibieron en muchas ciudades darles de comer.

Tipos y espécies de palomas

[avesexoticas category=”palomas”]

¿Es recomendable criar a varias palomas juntas?

En algunos países, como en Estados Unidos, las palomas son criadas desde su nacimiento en palomares que están situados sobre algunos edificios. Aunque estos en los últimos años están desapareciendo.

En un principio, las palomas que han crecido en cautividad no suelen tener el sentimiento violento de herir a otras compañeras a la hora de intentar conseguir alimento. Sin embargo, algunas especies de palomas tienen un gen dominante, por lo que no es de extrañar que al mezclar ambas especies estas acaben enfrentándose entre si.

Pero no solo se pelean por alimento. Dos palomas macho pueden acabar enfrentadas por intentar cotejar a una hembra. Del mismo modo, dos palomas hembra podrían pelearse con el fin de conseguir la atención de un único macho. Por lo que hay que escoger muy cuidadosamente el sexo de la paloma antes de ponerlas juntas en una jaula.

¿Cómo se puede distinguir el sexo de una paloma?

No todas las aves son tan fáciles de distinguir. En el caso de las palomas lo que hay que hacer es fijarse en los genitales. Por ejemplo, las hembras tienen la salida del oviducto izquierdo parecido a una boca estriada de un gran diámetro, especialmente si anteriormente han puesto algún huevo. En el caso de los machos, estos tienen en la zona dos picos pequeños de color rojo, de 1 a 3 mm de longitud.

Pero tras la puesta de huevos, es posible determinar el sexo de la cría. Un ejemplo se encuentra en que la mayoría de veces, el primer huevo que pone la hembra es de macho, con un porcentaje de acierto no superior al 50%. Si el huevo es más puntiagudo en un extremo, esto querrá decir que es macho. El motivo es que al ser el primero la dilatación de la cloaca cuesta más, por eso tiene esa forma tan característica.

En el caso de tener una paloma y no saber su sexo por los órganos genitales, se pueden unir los dos dedos del extremo. En el caso que estos sean iguales querrá decir que es una hembra, pero si son de diferente longitud, querrá decir que es un macho.

Cuando son pichones resulta un poco más fácil diferenciar su sexo. Según los expertos, tras siete días de vida los pichones más redondos son las hembras debido a su “sexualidad”. Pero el truco más famoso es el de esperarse a que el pichón tenga tres o cuatro semanas.  Se coloca al pichón sobre la mano, sujetando sus patas, y se estira con suavidad al pichón por el pico. En el caso de levantar la cola, es una hembra, pero si la baja es que es un macho. Este sistema tiene una tasa de acierto del 99% frente a otros métodos.

Ver la forma de su cuerpo y su comportamiento también ayuda a descubrir cuál es su sexo. Como en la mayoría de las aves, los machos son un poco más grandes que las hembras, teniendo un cuerpo más robusto y con la forma de la cabeza diferente. Además, el sonido que hacen los machos es más largo y abren la cola en forma de semicírculo en época de apareamiento, mientras que las hembras hinchan su plumaje. Pero en cuánto al comportamiento, los machos suelen picotear las cabezas de las hembras, lo que ayuda a distinguirlas cuando están en un gran grupo.

¿Cómo debe ser la jaula de la paloma?

Lo ideal es que la paloma se críe en un palomar, pero no todo el mundo tiene el espacio suficiente para ello. De modo que hay que criarlas en una jaula o un palomar por módulos en el caso de querer tener diferentes aves. Aunque, si se tiene un gran jardín, se puede construir un palomar casero de gran tamaño para poder tener dentro a todas las aves.

En el caso de una única paloma, bastará con una jaula de 60×50, de 50×50 en el caso de ser un pichón. Deben tener el suficiente espacio como para que pueda mover las alas. Aunque si se tiene el espacio suficiente, un palomar de 100×60 es mejor para que pueda moverse por dentro de esta.

Si vas a dedicarte a la cría, el palomar será lo suficientemente grande como para tener un departamento para las palomas que se van a criar, los pichones, un tercero para los machos que se hayan quedado viudos y otro para las hembras. De este modo se evitarán peleas y problemas con los pichones mientras están creciendo.

Hay que colocar tanto rejillas que separen los diferentes compartimentos como con el suelo, así como en las paredes. Las rejillas no deben tener agujeros muy grandes. No es que las palomas se vayan a escapar, pero si el material de esta no es muy bueno, si que podrán desgarrarlo poco a poco con las patas para intentar huir.

Elegido el palomar hay que empezar a decorar el interior para que la paloma se sienta cómoda en su interior. Se necesitan muchas perchas, ya que a las palomas les gusta mucho posarse sobre estás. Lo mejor es quitar las que vienen en la jaula, ya que no son de muy buena calidad, y comprar una percha plana de 6 cm de largo, otra de tela de cuerda de unos 2 cm de diámetro y varias perchas de madera. Todas estas perchas deben estar situadas a diferente altura, para que así la paloma se ejercite dentro del paloma. Bajo ningún concepto hay que colocar en el interior espejos ni objetos que puedan reflejar, ya que esto daña gravemente la visión de las palomas y las pone muy nerviosas.

Cerca de la jaula, en el caso de que la paloma vaya a pasar mucho tiempo dentro, hay que instalar un ionizador y filtro de aire, lo que ayudará a recolectar el polvo fino que las palomas expulsan y que puede irritar los pulmones de las personas al entrar en contacto con estas aves en su palomar.

Las palomas son un animal que viven en temperaturas cálidas, entre 18 y 24 grados, o 65 y 75ºF. Por ello, tendrás que instalar algún aparato que te permita controlar la temperatura de la zona en la que se encuentre la paloma, para que no muera congelada ni tampoco de calor. Cuando llegue el verano, dentro del palomar se puede instalar una pequeña fuente para que la paloma se refresque. Si hay varias palomas en el palomar, entonces habrá que tener por lo menos dos. Pero si las palomas están amaestradas, se las puede sacar y que se refresquen por si solas en la fuente del jardín, luego volverán a la jaula por si solas.

Optar por tener la jaula en el exterior es lo mejor, pero tanto si está en casa como fuera de ella, es recomendable recubrir el suelo con papel de periódico o algo similar que ayude a que la tarea de limpiar la base del palomar sea más sencilla.

Decidir que las palomas críen es difícil, puesto que esto requerirá la construcción de un nido. Existen muchos tutoriales en la red, y hasta se pueden encontrar nidos artificiales, pero lo mejor es darles a las palomas todo lo que puedan necesitar dentro del palomar para que sean ellas mismas quienes lo sitúen. Para hacerles la tarea más fácil, dentro del palomar deberían haber unos cuantos ladrillos en alto, puesto que hay será dónde situarán su nido.

El bebedero debe ser de gran tamaño, instalado por fuera de la jaula, y con gran capacidad para que la paloma tenga siempre agua a su disposición. Aunque habrá que cambiar el agua muy a menudo, especialmente en verano, ya que a las palomas no les gusta el agua caliente.

¿Dónde hay que ubicar el palomar?

Ubicar a un ave como una paloma puede ser un auténtico quebradero de cabeza. De tener solo una, hay que colocarla en una habitación silenciosa en la que nadie la vaya a molestar. Hay que dejarle agua y comida para tres semanas y pasarse de vez en cuando para ver como está, pero sin manipularla ni molestarla, porque se estresan con facilidad al estar en un ambiente desconocido. Tras este tiempo, es posible que ya se pueda entablar un contacto directo con ella.

Ya acostumbrada al ser humano, lo mejor es ubicarla en una habitación dónde se haga vida social, para que ella interactúe con el entorno. Debe estar en una zona dónde por las mañanas le dé levemente los rayos del sol pero que también sea una zona cálida por la noche para que no se enfríe, pues una de las principales causas de muerte de estos animales en muerte por congelación.

A toda costa hay que evitar ponerlas cerca de lámparas o de televisores, pues, como la mayoría de aves, los destellos que desprenden estos aparatos les resultan dañinos para los ojos y esto podría provocar que la paloma se volviese violenta. En el caso de tener otros animales, hay que tener especial cuidado de que la paloma estén al alcance de estos. Si, hay muchas palomas que se llevan bien con gatos y perros, pero suelen ser casos en el que la paloma ha tenido contacto con el animal desde su nacimiento. No obstante, de adquirir un espécimen de mayor edad, es mejor ser precavidos.

En el caso de estar pensando en instalar un palomar en el exterior, basta con buscar una zona que sea ni muy cálida por la mañana ni muy fría por la noche. Montar el palomar, darle los juguetes necesarios para que se pueda entretener dentro y listo. Hay que evitar las zonas de luz como lámparas de exterior o que esté situada cerca de carreteras, pues el sonido del tráfico puede ponerla nerviosa. Lo mejor es optar por el jardín trasero.

¿De qué se alimentan las palomas?

Muchos creen erróneamente que las palomas se alimentan de migas de pan. Una mala costumbre creada por los seres humanos al alimentar a estos animales en el parque. Pero lo cierto es que esto es lo último que deberían comer estas aves.

Las palomas domésticas por norma general hay que alimentarlas con una mezcla de distintos tipos de cereales, leguminosas y oleaginosas, aunque también se le pueden dar otro tipo de alimentos. Por norma general, las palomas comen alrededor de 30 gr. diarios de grano, una cantidad que puede aumentar durante su época de cría, tanto en alimento como en agua. Hay que tener especial cuidado con la cantidad, puesto que las palomas tienden a engordar rápidamente, así que hay que pesar la cantidad de comida para que sea la justa y necesaria.

Como a todos los animales, las palomas requieren de una alimentación diaria, en la cantidad justa. Pero en el caso de que no se la pueda alimentar a diario, es mejor fabricar un pequeño sistema de alimentación con el que la paloma coma la cantidad justa día a día dentro del palomar.

Hay que tener en cuenta que las palomas pasan por muchas fases a lo largo de su vida, especialmente si se crían con otras aves de su misma especie, lo que requiere que en cada momento de esta se le dé un alimento especial para esa etapa. A veces no resulta fácil, como por ejemplo en el caso de los pichones. Los pichones suelen separarse de sus padres o nodrizas al tener 25 días, más o menos. Es aquí cuando se empiezan a alimentar de sus primeros granos. El problema es que son muy vulnerables, por lo que hay que hacerles fácil el acceso a comederos y bebedores, para que puedan encontrar fácilmente el lugar en el que alimentarse. Es posible que durante los primeros días haya que ayudarles a comer si se ve que no lo hacen por ellos mismos, para que aprendan.

Ahora bien, ¿qué tipo de alimento hay que darles a las palomas?

Cereales: El trigo es el alimento base de estos aves, con un valor alimenticio de un 76%. Los granos de trigo tienen que ser rollizos, dando igual su gordura, teniendo un color rojizo. En épocas en que la paloma tenga mucho desgaste es recomendable apostar por este tipo de alimento.

El dari debería ser el segundo de la lista, con un valor alimenticio del 80%. También se le conoce con el nombre de sorgo y es uno de los alimentos preferidos de las palomas. Por supuesto no hay que olvidarse de uno de los alimentos que más ayuda a las palomas; la cebada. Con un valor alimenticio del 74%, este alimento les ayuda a la digestión y a reposar el aparato digestivo. Tiene que ser pesada y corta. También es bueno alimentarla con avena, con un valor alimenticio del 63, 50%, puesto que sus minerales les ayuda a mantenerse sanos, además de ser conveniente para los periodos de descanso de las aves. De vez en cuando también es bueno alimentarlas con un poco de arroz por su valor alimenticio del 82%.

Leguminosas: Aunque las leguminosas no puede ser la base de la alimentación de las palomas, son necesarias puesto que son ricas en albúminas, una sustancia que transforma y desarrolla el músculo y las plumas de las palomas. Son especialmente necesarias durante el crecimiento de los pichones.

Las habas y los guisantes, con un valor alimenticio superior al 70%, son justo lo que necesitan para ayudar a la evacuación especialmente si uno se percata de que la paloma está estreñida. De vez en cuando es bueno alimentar al ave con uno de estos alimentos para ayudar a su aparato digestivo a funcionar correctamente.

En el caso de escoger la algarroba para alimentar a la paloma, hay que elegir las que sean de color gris, por su pequeño tamaño. Aunque también se les puede dar un poco de tamaño mediano. Las lentejas también son muy buenas por su valor alimenticio del 73,6%. Lo mejor es que sean de tono moreno o de color ladrillo oscuro, ya que son las que les aporta más nutrientes al organismo.

Oleaginosas: En realidad, este tipo de alimento debe ser utilizado como un complemento y no como un alimento, puesto que el consumo excesivo de este puede afectar al hígado de la paloma. Pero es importante por su gran valor alimenticio.

Entre los que se les puede dar a las palomas se encuentra el cáñamo, la colza y el lino, con un valor alimenticio superior al 30%. Todos estos hay que darlos en pequeñas cantidades, ya que las palomas no las ingieren muy bien, a pesar de lo sanos que son para ellas. Consumir mucha cantidad les puede producir problemas digestivos como diarrea. También es bueno darles un poco de semillas de girasol, pero que los granos sean estriados y de tamaño pequeño.

¿Cómo se debe distribuir la alimentación de las palomas?

Como se ha dicho previamente, la alimentación de las palomas dependerá de la etapa de su vida en la que se encuentre. Si la paloma es una recién llegada, o es un pichón, hay que mezclar en un 1 kg. un 25% de leguminosas (especialmente guisantes, algarrobas y lentejas), junto con un 30% de maíz, 25% de trigo, 5% de cebada y 15% de dari. Todo esto bien mezclado hay que dárselo de comer en la cantidad justa (no superando los 30% diarios).

Cómo precisarán también de oleaginosas para mantenerse sanas, hay que darles un 5% de estas con la alimentación. Una vez que los pichones han crecido un poco, con 10 días, las leguminosas pueden aumentarse a un 40% de la cantidad total, pero si está en proceso de destete lo mejor es que esta no supere el 25% del total.

Terminando el verano, comenzarán con la muda de pluma, su dieta debe estar compuesta por un 25% de leguminosas (especialmente de habas y guisantes) con un 65% de cereales (correspondiendo un 30% al maíz, un 25% al trigo y un 10% de raíz) y un 10% de oleaginosas como el girasol.

Pero cuando sea el invierno lo que se termine, lo que supone el final de su muda, su dieta debe estar compuesta por un 10% de leguminosas, un 80% de cereales y un 10% de oleaginosas. En esta época del año lo mejor es alimentarlas una vez al día.

¿Qué otros alimentos se les puede dar a las palomas?

Es cierto que no es muy recomendable dar alimentos a las palomas como pan, pero si que hay otra serie de comidas que son muy buenas para las palomas, por sus nutrientes y minerales.

Una de estas son las verduras. En su estado natural las palomas son granívoras, pero también se alimentan de verduras. En este caso su alimentación se basa en hojas, tallos tiernos y algunas flore que arrancan con su pico. Al tenerlas en cautividad, hay darles al menos una vez por semana alguna verdura tierna que esté previamente picada. Lo más normal es alimentarlas con lechuga o zanahoria rallada, porque son las más sencillas de digerir. Además, las ayudan a prevenir las lombrices y debilitamiento de los ojos.

El ajo, que siempre se ha considerado como un alimento con múltiples beneficios para el organismo, también es muy bueno para las palomas. Gracias a su alto contenido en sodio, azufre y éter les ayuda a prevenir problemas de corazón, pulmón, tensión sanguínea y luchar contra los parásitos. Eso si, solo hay que darles un diente de ajo, bien picado, a la semana. Como mucho dos.

El limón, que no suele ser muy recomendable para muchos animales, si que lo es para las palomas. Especialmente hay que suministrárselo cuando la paloma esté enferma, ya que la vitamina C que contiene les ayuda a combatir el cansancio, el enfriamiento o combatir alguna enfermedad. Lo mejor es exprimir el limón en el agua para que las palomas lo vayan bebiendo.

La miel termina esta lista de alimentos anexos para las palomas. Es uno de los remedios más eficaces para ayudar a tratar enfermedades en las palomas, especialmente cuando sufren problemas de bronquios o de garganta. Es un alimento que habría que darle a las palomas durante todo el año, en pequeñas cantidades, especialmente en época de muda de piel para que sus plumas luzcan brillantes.

Las enfermedades de las palomas

Que la paloma se ponga enferma no querrá decir que se sea un mal cuidador, ya que algunas pueden tener una enfermedad hereditaria o haberla “atrapado” por un virus. Las más comunes que pueden tener las palomas son:

  • Paramixovirus: Se trata de un virus que infecta a las palomas. Uno de los principales síntomas es que las palomas beben mucha agua, mientras que comen muy poco. Sus excrementos son acuosos y con el tiempo las alas y patas se les quedan paralizadas. Suelen caminar marcha atrás y presentar ceguera. Es una infección mortal para las palomas.
  • Salmonelosis: También se la conoce como paratifosis. La paloma sufre una infección de intestino, aunque también se ven afectados otros órganos como el hígado o los riñones. Especialmente afecta a los pichones recién nacidos que sufren de crecimiento retardado o adelgazamiento.
  • Tricomoniasis: Debido a esta enfermedad las palomas pierden su vitalidad, teniendo pocas ganas de volar. Sus excrementos son acuosos y la garganta la tienen enrojecida. Es una enfermedad que puede afectar tanto a las palomas adultas como a los pichones. En el caso de estos últimos, se detecta una infección de obligo en el que se formen abscesos que pueden extenderse a sus órganos internos.
  • Ascaridiosis: Durante la enfermedad las palomas pueden presentar deyecciones de diferente consistencia.  El apetito al comienzo de la enfermedad aumentará, pero descenderá de forma progresiva debido a las lombrices que tendrá en el interior. Por lo que hay que ayudarla a expulsarlos.
  • Viruela: Los síntomas que puede sufrir una paloma por la enfermedad dependerá de la forma que esta se presente. Si es en la forma “cuátena”, se desarrollan viruelas por el paso de la piel exterior a la mucosa en la zona de los ojos y el pico, pero también se pueden presentar en las patas. Hay que evitar a toda costa quitar estas viruelas.
  • Rimitis contagiosa: La ploma comienza a estornudar y sufrir el derrame de un fluido nasal que en casos más graves puede ser viscoso y de color amarillo-marrón. Poco a poco irá perdiendo el apetito y las ganas de beber agua. Tampoco mudará la piel y no volará. Además, la paloma se rascará la cabeza y la nariz, manteniendo el pico abierto. Si la enfermedad está avanzada, sus depósitos tendrán un color blanquecino.

¿Es recomendable dejar la paloma suelta por la casa?

Decidir si se deja suelta a la paloma o no por la casa es una decisión importante. Son animales muy asustadizos, y aunque se hayan acostumbrado a estar relacionados con personas, es posible que no lleven muy bien lo de moverse por el hogar.

Debido a su gran tamaño no es tan fácil como dejar suelto a un periquito u otro ave de pequeño tamaño. Esta puede sentirse agobiada por no tener el espacio suficiente en el que mover sus alas por los pasillos en la habitación. Si se la va a sacar, mejor que sea por el exterior, pero con una pequeña cuerdecilla que la una a su dueño para que no se escape, puesto que al principio es posible que intente escapar.

Ganarse la confianza de las palomas es cuestión de tiempo, lo que hay que ser muy paciente.

¿Pintar y ponerle una anilla a la paloma?

Generalmente, la pintura en las plumas de las palomas es un símbolo de que las palomas han participado en algún concurso, aunque son muchos los propietarios que deciden pintarlas un poco para que se puedan distinguir de las demás, porque decide que las deja en libertad a lo largo del día para que se relacione con otras aves y así haga ejercicio. Es una buena idea si se opta por dejarla volar libre por la ciudad o el campo.

Ahora está la siguiente parte: la anilla. La anilla suele usarse para identificar a las palomas por un número, aunque también puede servir para informar de que tienen dueño. Hay que anillar a la paloma cuando son polluelos, entre los 6 y 8 días de vida. Para ello hay que unir los tres dedos delanteros, se introducen dentro de la boca de la anilla, y se va pasando con delicadeza sin dañar la pata del animal. La paloma ya crecerá con la anilla en su pata y apenas le prestará atención.

Las anillas pueden ser un símbolo de reconocimiento de palomas muy útil para los más novatos que han decidido tener varias en casa. Por norma general, la información de la anilla tiene la identificación del criador y el año de nacimiento de la misma, pero comprando de diferentes colores se puede diferenciar a los machos de las hembras o decidir cuáles van a ser para concurso, para cría o para tener simplemente en cautividad.

¿Cuáles son los pasos a seguir para adiestrar a una paloma?

Adiestrar una paloma no es imposible, pero si que requiere de un trabajo constante. Especialmente si lo que se está buscando es que esta participe en competiciones.

Para comenzar el entrenamiento hay que esperarse a la muda de  la primera pluma primaria del ala. Con esto, ya se puede comenzar el entrenamiento. Lo primero es que vuele durante un kilómetro, acompañada de otra paloma que ya haya volando previamente. Hay que repetir este proceso varias veces hasta que pueda hacerlo sola.

Completado el primer paso de su entrenamiento, es el momento de doblar la distancia, hasta dos kilómetros. Aunque ya esté acostumbrada a volar sola, es bueno acompañarla de otra paloma, o grupo de palomas. Con la tercera vez, hay que aumentar la distancia a 5 kilómetros, de nuevo pudiendo ir sola o acompañada. De este modo, hay que ir aumentando la cantidad de distancia, siempre el doble de la anterior, hasta que pueda recorrer los 100 kilómetros.

La cantidad de veces que recorra una misma distancia es según el criterio de su adiestrador. Algunas palomas aprenden rápido y no necesitan repetir varias veces la misma distancia. Pero cuando son distancias largas, lo mejor es que se vayan acostumbrando poco a poco, y especialmente que la primera vez vayan acompañadas para que tengan un guía en el recorrido.

¿Existe algún truco para tener éxito? Según los expertos en la materia, hay que cumplir una serie de requisitos:

  • Un mes antes de iniciar el entrenamiento, el pichón tiene que haber empezado a volar en el palomar, unos 10 minutos por la mañana y otros 10 minutos por la tarde, sin parar.
  • Posteriormente, en los 15 días siguientes a cumplir el mes de este ejercicio hay que aumentarle el tiempo de vuelo a 30 minutos en mañana y tarde.
  • Ya habiéndose acostumbrado a este tiempo de vuelo, es cuando se debe abrir el palomar para que las palomas salgan a volar. Hay que alimentarlas cuando regresan.
  • Las mejores horas para soltar a las palomas es por la mañana, a las 7 de la mañana, mientras que por la tarde lo mejor es que sea sobre las cuatro de la tarde. Se pueden variar las horas, pero son los mejores momentos del día para que puedan salir a volar.

Apareamiento de las palomas, ¿qué hay que saber?

Aunque lo mejor para que dos palomas se apareen y tengan crías es dejarlas a su libre albedrío, si se quiere “manipular” un poco el proceso, existen ciertos trucos que se pueden emplear.

Lo primero de todo es elegir un macho y una hembra que no tengan defectos que puedan desmejorar la raza. Hay que comprobar que estén bien desparasitados con Vermidel S para su interior y con negubon para el interior. Además darle 1/8 de pastilla de Decuazol. Ya listos, se les debe introducir en una jaula aparte cuando muestren indicaciones de apareamiento, como que el macho corretee tras la hembra o que ambos se acaricien.

Hay que preparar un nido para que el macho se sitúe en él, y otro para la hembra. Al aparecer las primeras señales de “celo” hay que colocar a la hembra en el nido del macho. Si se ha tenido éxito, a los 8 días de aparearse pondrán el primer huevo.

El pichón nacerá a los 18 días, y es el momento de comenzar a trabajar con él. Una vez que tiene los 8 días este debe ser anillado, para diferenciarlo del resto. Ya cumplidos los 22 días, hay que empezar a bajarlo al suelo por la mañana y devolverlo al nido por la tarde. A partir de los 23/24 días, el pichón debe aprender a comer solo del comedero, con un poco de ayuda por parte de su criador, porque es posible que siga buscando a su madre para alimentarse. Ese mismo día es bueno subirlo al techo del palomar o de la casa para que conozca todo lo que le rodea.

Con 25 días es el momento de separarlo del palomar de sus padres y meterlo en el de los pichones, en el que estará durante el día. Por la tarde debe ser devuelto al palomar de sus padres, para que estos lo ayuden a alimentarse. Pero si el animal ya es capaz de alimentarse por si solo, se puede trasladar definitivamente al palomar de los pichones.

Entre los 30 y 35 días de vida el pichón debe ser capaz de salir por si solo por la ventana del palomar y regresar cuando este lo desee. Más o menos es aquí cuando hay que empezar a valorar el adiestramiento de esta ave.