Saltar al contenido
Aves Exóticas

Anteojitos dorado

anteojitos dorado

¿Te gustan las aves que tienen características muy particulares? Si es el caso, hoy tenemos una muy interesante para ti. Se trata del anteojitos dorado, una especie bastante curiosa y llamativa.

Una especie muy rara que solo se encuentra en unas pocas islas

A esta especie se le conoce con el nombre científico de Cleptornis marchei, una especie de ave paseriforme que pertenece a la familia de los Zosteropiade. Es el único miembro del género cleptomis, y en el pasado se creía que era un melifagido, que pertenecía a la familia Meliphagidae. Esta especie reside en las islas Marianas del Norte, en el Pacífico, especialmente en las islas Saipan y Quijan. En estas islas compite y convive con uno de sus parientes: el anteojitos embridado.

Según los fósiles que se han encontrado, el anteojito dorado también habitaba en el pasado en las islas de Tinian y Rota, pero al parecer se extinguió debido a la actividad humana. Aunque hay una gran cantidad de ejemplares en Saipan y Aguijan, la especie está catalogada como en peligro crítico, debido a la invasión de la serpiente arbórea marrón, que se estableció en Saipan hace poco.

ejemplar de anteojitos dorado

En el área de distribución en la que se encuentra ocupa diversos hábitats, tanto naturales como los que han sido modificados por el hombre. Lo común es que viva en bosques nativos, sobre todo los calizos. Sin embargo, es posible verlo en zonas de matorral abierto y áreas suburbanas.

Antiguamente esta especie era conocida con el nombre de pájaro de el dorado, y estaba mal catalogado en el género Meliphagidae. En este género fue ubicado por el naturalista francés Émile Oustlaet, cuando describió a la especie por primera vez en 1889. Ahora, ese género está obsoleto, y se encuentra en el grupo actual. El motivo del nombre de la especie viene de la palabra griega ?kleptes?, la cual significa ladrón, y ornis, que significa ave. No es que esta especie sea ladrona, sino que el nombre le viene dado por el antiguo nombre francés que tenían las islas Marianas, las cuáles eran conocidas como Les îles des Voleurs (Las islas de los ladrones).

Sería muy fácil de reconocer

Si por algo se destaca esta ave, es que sería bastante fácil de reconocer. Su primera peculiaridad es que, a diferencia del resto de miembros de su familia, tiene unos ojos grandes, y la pluma primaria exterior no está reducida.

Dentro de su familia tiene un gran tamaño, alcanzando los 14 cm, con un peso que llega a los 20 gramos. Es imposible confundirlo por su plumaje brillante dorado, con la cabeza en un color amarillo anaranjado, con un anillo ocular claro. La espalda, la parte superior de las alas y la cola es de un tono amarillo verdoso, mientras que las partes inferiores son doradas. De ahí su nombre común.

Cleptornis marchei

Las patas y el pico son de un tono naranja. El plumaje en ambos sexos es bastante similar, aunque se pueden diferenciar a los machos al examinarlos de cerca, ya que tienen las alas más grandes y largas que las hembras. Los ejemplares jóvenes tienen el plumaje un poco más apagado que el de los adultos, con la presencia de manchas pardas y el pecho salpicado con manchas de un tono pardo amarillo muy oscuro.

El canto de esta especie se compone de un gorjeo largo y ronco. También pueden realizar llamadas roncas más cortas, con unos silbidos suaves cuando están en bandada. Los sonidos emitidos por las crías son unos silbidos lastimeros, especialmente cuando piden alimento.

Carácter de esta especie

Como sucede con el resto de miembros de su familia, es un animal de hábitos diurnos. Esta especie suele vivir en pareja, o en pequeños grupos familiares en los que se encuentran los padres y las crías que acaban de dejar el nido. Tiene un carácter un tanto diferente al anteojitos embridado que es más solitario. Sin embargo, es bastante territorial, y para dejarlo claro emiten cantos en respuesta a las parejas vecinas.

Puede haber batallas entre los grupos en el caso de que se encuentren unos con otros. De hecho, esta especie es bastante violenta con el anteriormente mencionado anteojitos embridado, al cual ahuyenta para evitar que se quede con sus zonas de comida, atacándolo en bandadas. Con otras especies es menos agresivo, como por ejemplo con el cola de abanico rufo, el cual sigue a los miembros de la bandada para conseguir alimento.

Aunque parezca una especie un tanto dominante, en la isla tiene que hacer frente a al mielero de Micronesia, una especie más grande, ante el cual se subordina. En lo que se refiere a su alimentación, esta se compone especialmente de frutos y de insectos. Aunque no tanto como los colibríes, también puede alimentarse de néctar, compartiendo los árboles con el mielero de Micronesia y el anteojitos embridado. De hecho, al consumir néctar, se convierte en polinizador de algunos árboles.

anteojos dorados

Para los insectos, a estos los captura desde la percha en la rama de los árboles o al vuelo. Para buscar alimento suelen tener cierta preferencia por algunos tipos de árboles, como el Cynometra ramifolia, el Guamia mariannae que suele ser el que más utiliza. Aunque su dieta es un poco más generalista. Sin embargo, hay repartición de nichos con las dos especies de aves con las que convive. Tiene ciertas preferencias del microhábitat para conseguir sus insectos, como por ejemplo las hojas muertas y ramas. Sin embargo, también puede conseguir alimento de las hojas vivas. Según algunas teorías, debido a su versatilidad y dieta, sería una de las causas de alteraciones que puede causar tifones en los bosques.

El proceso de cría tiene lugar durante todo el año en la isla de Saipan. El momento más importante de la cría tiene lugar entre marzo y julio. Es una especie monógama, por lo que las parejas conviven toda la vida. El nido tiene forma de cuenco, trenzado con agujas de causarina, hierba y llanas. El nido lo ubican entre 1.5 a 6.5 metros del suelo, ubicándolo en las ramas de los árboles, especialmente del Causarina, Guamia, Cyrometra, Leucaena y Citrus. Estos nidos son atacados por depredadores, incluidas algunas aves, entre las que se encuentran los estorninos de Micronesias y los alciones acollarados. Además, también se ha detectado que el escinco arbóreo verde, una especie que fue introducida no hace mucho, también ataca los nidos de esta especie.

La puerta suele componerse de dos huevos, que tienen un color verde azulado claro con unas motas rojas o marrones, que se concentran en el extremo más ancho. La incubación es realizada por ambos progenitores, turnándose cada 25 minutos. Es muy territorial en la zona que se encuentra cerca del nido ahuyentando al resto de aves que puedan acercarse, incluyendo a miembros de su misma familia.

Los huevos tardan cerca de 2 semanas en eclosionar. Los polluelos nacen desnudos, y ambos padres participan en el proceso de alimentarlos. Al nacer las crías, se deshacen de los sacos fecales para mantener el nido limpio. La alimentación de las crías se compone de insectos y orugas. Entre los 10-14 días las crías abandonan el nido, y los padres pueden volver a reproducirse o bien unirse a pequeños grupos.

Situación de la especie

La especie está bastante limitada, ya que tan solo se encuentra en dos islas. Desde la llegada de los seres humanos a las islas Marianas, la presencia de esta especie se ha reducido considerablemente por la destrucción de su hábitat. Aparte de averiguarse que estuvieron presentes en Tinian y Rota, también se cree que pudieron estar en Guam y otras islas.

Se cree que su presencia en la isla de Saipan es elevada, llegando hasta las 2.095 aves por cada kilómetro cuadrado, siendo la más grande de la isla. Entre 1982 y 2007, tras un censo realizado en 2009, dejó claro que esta especie ha estado en declive, al igual que el resto de aves con las que comparte territorio: el abanico rufo y el carricero ruiseñor. Dado que cada vez han perdido más hábitat, y que se trata de especies insectívoras, no es de extrañar que les cueste conseguir alimento.

anteojitos dorado de Mariana

La especie se encuentra catalogada como una especie en peligro crítico de extinción en la  Lista Roja de la UICN, pues se espera que por la explotación de recursos de las islas la población descienda más rápidamente. Entre otras cosas, por la introducción de la serpiente arbórea marrón, originaria de Australia, Nueva Guinea e islas Salomón, la cual acabó con las especies de aves terrestres de Guan tras ser introducida de manera accidental. No hace mucho se ha detectado que la serpiente llego a Saipan, en la que esta especie de ave se encuentra más presente.

Debido a la precaria situación en la que se encuentra esta especie, se ha intentado perpetuarla con la reproducción de los ejemplares que se encuentran presentes en los zoológicos. Sin embargo, la tasa de éxito no parece ser mucho mayor. Aunque es una especie que puede reproducirse durante todo el año, no hay una gran tasa de éxito, entre otros motivos porque tan solo ponen dos huevos en cada puesta, en ocasiones tan solo llegan a un huevo en cada ocasión, y la tasa de natalidad es baja por el ataque de depredadores. Por otro lado, está el hecho de que los ejemplares más jóvenes, debido a su escasa experiencia, no son capaces de sobrevivir ante el ataque de estos mismos depredadores, o en pelear contra miembros de su propia especie al intentar establecer un territorio como propio.