Saltar al contenido
Aves Exóticas

Albatros de las galápagos

Las Galápagos es un buen lugar al que ir de vacaciones. Pero, sobretodo, se puede disfrutar de la oportunidad de conocer una de las mejores aves del mundo, como el albatros de las Galápagos, uno de los mejores ejemplares de esta especie.

¿Exactamente por donde se extiende?

El principal motivo por el que el phoebastria irrorata, también llamado albatros ondulado, reciba la denominación ?de las Galápagos? es porque pasa la mayor parte del año en estas islas durante la cría. No obstante, durante los periodos que no está criando, se le puede ver en las costas de Perú, Ecuador o Colombia.

Se trata de un ave bastante longeva que puede llegar a vivir los 80 años y bastante errante, pues Colombia es una de las zonas por las que más suele vagar.

¿Y cómo es?

Se trata de un ejemplar bastante interesante. Dentro de su familia es un ave de tamaño medio que llega a medir, en su etapa adulta, los 90 cm y puede pesar hasta los 5 kg.

Se caracteriza por tener una cabeza blanca teñida de un color amarillo en la zona de la coronilla y la nunca, con un dorso de color marrón. Su pecho es blanquecino, con la región inferior con barrotes. Su pico es amarillo, en un tono opaco, con unas patas de color azul.

La parte posterior de su cuerpo va adquiriendo un tono grisáceo que se va volviendo más oscuro según se va acercando a su cola. El motivo por el que alguno le llaman ?albatros ondulado?, es porque las plumas van tomando una forma ondulada en esta zona. No hay dimorfismo sexual que permita diferenciar al macho de la hembra.

Unas costumbres únicas

El albatros de las Galápagos es un animal sin lugar a dudas impresionante. Su alimentación se compone principalmente de pescado, calamares y crustáceos. Pero en algunos casos se les ha visto alimentándose de la comida que ha sido regurgitada por otras aves. A la hora de alimentarse, siguen rutas rectas a un único lugar en las costas de Perú, a unos 1.000 km al este de donde tienen sus lugares de cría.

Esta especie está considerada como una especie de cría anual. La primera reproducción de la especie suele oscilar entre los 4-6 años de edad. A pesar de que no vayan a criar, los individuos regresan a las colonias a final de temporada, a partir de los dos años de edad. Suele anidar en zonas con muy poca vegetación, lava y rodeada de cantos rodados. Pone un único huevo, por lo que la tasa de natalidad de la especie es bastante baja.

Lo cierto es que es una especie que se podría decir que está extendida a medias. Según los informes de 2001, habían hasta 34.694 adultos y se encontraron dos colonías de crías principales en el año 2007. Esto demostró que se había reducido bastante el número de parejas reproductoras que 40 años atrás eran de 18.000 parejas.

Actualmente está catalogada como una especie en riesgo de extinción, dado que ha perdido bastante terreno de su hábitat por la explotación de las tierras. Además, la pesca descontrolada de la zona ha reducido bastante su fuente de alimento y la escasa natalidad no ayuda a que estos ejemplares puedan aumentar su población.