Saltar al contenido
Aves Exóticas

Corocoro blanco

¿A quién no le gusta las aves exóticas? Seguro que a ti te encantan, y por eso estás aquí para aprender algo sobre el corocoro blanco, uno de los ejemplares más curiosos y más bellos dentro de su familia.

¿A qué familia pertenece?

También se le conoce con el nombre de ibis blanco americano, con el nombre científico de eudocimus albus, pero generalmente todo el mundo se refiere a esta especie como el corocoro blanco.

Es una especie que está muy distribuida por el sur de Estados Unidos y la región netropical, en México, Perú y Brasil, habitando en manglares, pantanos, terrenos inundados y tierras húmedas.

¿Es fácil identificarlo?

No hay mucho problema en lo que se refiere a identificar a esta ave. Para comenzar es un ave de gran tamaño que mide entre 54-65 cm, con un peso total de unos 700 gramos. Es cierto que a simple vista resulta difícil diferenciar al macho de la hembra, pero este suele ser un poco más grande y su pico es más largo.

El plumaje de los adultos es blanco, salvo las plumas primarias de las alas que son de color negras. Cuando son jóvenes, tienen las plumas castañas y blancas. Parte de la cara, en la zona de los ojos, no tienen ninguna pluma, con un color de piel anaranjado con un poco de color carne.

Su pico es largo, arqueado hacía abajo. Cierran las dos mandíbulas sin dejar espacio entre si. La base es parecido al color de la cara, pero con un poco más de oscuridad en lo que al color se refiere. Sus patas son bastante largas, con tonos anaranjados como la carne, y a veces con tonos rojizos. Una de sus peculiaridades son lo cortas que son las plumas de su cola.

¿Hay muchos ejemplares?

Lo cierto es que los números de la especie han decaído considerablemente. En el estado de Florida, en Estados Unidos, se registra una población de 100 mil individuos, pero no se considera un número muy elevado de individuos.

Es un ave que es solitaria, viviendo en pequeñas bandadas y congregaciones que pueden alcanzar hasta los cien ejemplares. A pesar de ser un grupo tan grande, se puede ver a simple vista como cada individuo va por libre. Generalmente, los grupos juveniles se encuentran separados de los grupos adultos. Si se encuentran en un hábitat similar, es posible ver a esta ave compartiendo hogar con garzas, tántalos americanos o con la ibis colorada. De hecho, que ambos ejemplares vivan en el mismo hábitat ha dado a pensar que pueda ser subespecies.

LA temporada de reproducción de esta especie depende del lugar en el que viva. En algunas zonas, como Florida, esta es con la temporada de las lluvias, entre primavera y otoño. Anida en colonias que pueden estar integradas por diferentes especies de ibis y garzas. Pueden tener con miles de nidos. El nido es construido con ramas de los manglares, árboles y arbustos, anidando también en otros tipos de vegetación y la tierra. Lo construye con forma de plataforma, agregando hojas verdes en su interior.

La hembra puede llegar a poner hasta cuatro huevos, uno por día. Estos huevos son incubados por ambos padres hasta los 23 días. Los pichones dependerán por completo de sus progenitores, ya que nacerán ciegos, sordos y sin plumas. A las dos semanas y atienen plumas y son capaces de volar. Salen el nido y forman guarderías con otras pichones, lo que recibe el nombre de crèches, manteniéndose alejados de los padres pero bajo la vigilancia de estos. No es hasta las nueve semanas, cuando su pico está bien desarrollado, que se valen por si mismos. Al cumplir los tres años es cuando alcanzan la madurez sexual.

Para poder obtener su alimento, el corocoro blanco inserta su pico dentro de la tierra húmeda y bajo el agua. Toma pequeños invertebrados, como cangrejos, insectos acuáticos y terrestres, larvas… Para complementar su dieta con una gran cantidad de proteínas y nutrientes, también toma lombrices, pequeños pece, ranas y cualquier otro animal de pequeño tamaño que logre atrapar con su pico.

Se trata de una especie bastante extendida, pero su caza es ilegal, así como su tenencia, ya que por su tamaño y las condiciones en las que vive requiere de unos cuidados muy especiales.