Saltar al contenido
Aves Exóticas

Anteojitos de El Cabo

anteojitos de el cabo

Si alguien te preguntase, seguro que le sabrías decir un montón de razas de perro y gatos, pero, ¿y de aves? ¡Es bueno conocer un poco más sobre el fantástico mundo de la fauna alada que puebla el planeta! Por ejemplo, hoy te hablaremos de el anteojitos de El Cabo.

¿Dónde se encuentra?

Se trata de una especie de ave paseriforme de la familia zosteropidae. Su nombre científico es Zosterops virens, y es una especie endémica de África austral.

Antiguamente, se consideraba que los anteojitos occidentales, entre otras el anteojitos del Orange, se consideraba que era una especie conespecífica de esta. Pero, tras varios estudios, se ha terminado que el anteojitos de El Cabo y la otra no tienen ninguna relación.

¿Cómo es su aspecto?

Una especie de un tamaño medio, ya que alcanza los 12 cm de largo y los 8 gramos de peso. No presenta dimorfismo sexual, por lo que salvo por una prueba de ADN es imposible diferenciar al macho de la hembra.

Destaca por tener unas alas redondeadas, patas fuertes y un anillo ocular de color blanco rodeado por unas pequeñas plumas, seña distintiva de los anteojitos. Las partes superiores tienen un color verdoso, con la garganta en color amarillo y las partes inferiores en un color grisáceo blanquecino.

Tiene dos subespecies:

  • Zosterops virens virens: Esta subespecie reside en el suroeste de Mozambique, Suazilandia y el este de Sudáfrica. La principal diferencia con la otra subespecie, es que esta tiene el vientre de un tono amarillo verdoso. 
  • Zosterops virens capensis: Subespecie residente del sudeste de Botsuana, desde donde se extiende hasta el norte y sudoeste de Sudáfrica. Destaca por tener el vientre de un tono grisáceo, más que la especie nominal.

¿Es una especie tranquila?

Por los estudios que se han realizado, se ha determinado que es una especie con un carácter sedentario. Salvo por falta de alimento, una vez que se ha establecido en un punto es muy extraño que cambie de zona para vivir.

Al contrario que otros miembros de su especie, le gusta vivir en grupos, aunque esta rara vez superan los 30-40 miembros. Les gusta estar en continuo contacto, piando unas notas que suenan como ?pii?, ?prii? o ?pirrii?. Se considera que su canto es uno de los más armoniosos dentro del grupo de los anteojitos.

La alimentación de esta especie se compone, principalmente, de insectos, aunque también puede comer flores, néctar, frutos y semillas para conseguir nutrientes. Cuando llega la temporada de cría, lo normal es que las bandadas se disuelvan y cada ave resida en el nido, construido por la hembra, con su pareja. Son monógamas, así que cada año se repite la pareja.

El nido tiene forma de cuenco, y es ubicado sobre las ramas de los árboles. La hembra pone unos tres huevos, generalmente dos, de un tono azulado sin motas. Los huevos son incubados, en turnos, durante dos semanas y posteriormente los padres cuidan de las crias hasta cumplir los 13 días de vida.